Etiquetas que me ahorran muchas discusiones

etiquetas-autoadhesivas.es

El tener hijos casi de la misma edad conlleva tener en casa la discordia constante, porque suelen discutir por todo bien sea porque uno quiere lo que ha cogido el otro o bien porque ese muñeco es el mío y no el tuyo siendo los dos iguales. Seguro que en estos momentos sois muchos los que asentís con la cabeza dándome la razón porque lo habéis vivido en propias carnes o lo estáis viviendo como yo. La verdad que esto también suele pasar entre hermanos de diferentes edades, pero con menos asiduidad, ya que discuten por cosas diferentes el hermano mayor lo que hace es que derrocha autoridad, reclama su espacio e intimidad y el pequeño está más en posesión de convertirse en su mosca cojonera. La verdad que sea de una manera u otra nos encontramos con un verdadero problema, yo la verdad que lo he probado todo hasta con castigos incluso y nada, debe ser de serie porque no paran de discutir desde que se levantan hasta que se acuestan.

Y si nos centramos en los regalos  de reyes ya apaga y vámonos, porque a pesar de haber pedido lo mismo siempre tiene que haber una discordia encima de la mesa, ¿pero cómo se puede discutir por el mismo juguete, si cada uno tiene el suyo? Yo la verdad que es algo que me cuesta entender, y creo que es más una cuestión de dominio, me explico, creo que los dos a la vez quieren ser el macho alfa, y no permiten ni tan siquiera entre ellos ser sumiso, por eso da igual lo que les des o lo que tengan que siempre acaban discutiendo, hasta que creo que encontré la solución. Una amiga que estaba en mi misma situación fue la que me dio la idea, veréis que es una tontería pero para ellos ha surtido efecto. He comprado unas etiquetas autoadhesivas en las que he puesto sus nombres y con ellas he señalado cada una de sus cosas, cepillos de dientes, juguetes, ropa, y cualquier cosa que les avise de que tiene su nombre, oye y ha parecido mano de santo, parece que han visto una manera de separar territorios y saben que lo que no está marcado con su nombre no lo pueden reclamar. Al final fijaos que tontería y es que no dejan de ser niños que con su inocencia nos suelen dejar anonadados.